Hermosa y triste

Ella es hermosa y triste.
Alguna vez fue solo una
niña de trenzas largas
y espíritu aventurero.
Nadie sospecha lo
sola que está.

Cuando alguna persona le dice
que es especial ella solo sonríe;
su mirada se pierde
y sus heridas duelen el doble,
pues sabe la verdad:
A las personas especiales
no las destrozan.

Nadie sabe que

constantemente es ninguneada.

Que cada vez se siente

más chiquita y más sola.

Que la persona a la que

alguna vez le abrió su corazón

utiliza sus inseguridades y

recuerdos dolorosos

como armas dentadas.

Ya no sabe a dónde ir

o cuánto tiempo pueda

seguir viviendo así.

Tiene la mirada lánguida,

es linda y está tan sola.

Ya no le interesa el contacto

con más personas.

Todas le parecen una amenaza.

Ya nadie más debe

saber de sus tristes historias

de la infancia,

ni de su tendencia

a la depresión.

Ella es hermosa y triste

Alguna vez la amaron tanto.

Sintió que era una

princesa con suerte.

Ahora sabe que

nunca tuvo suerte

y que no es

una maldita princesa.